Los ingenieros en informática solicitan el compromiso político con la regulación de la Ingeniería Informática

El compromiso político con la regulación de la profesión de Ingeniería Informática debe ser el primer paso para afrontar el problema de la seguridad informática y para incrementar el impacto económico de la actividad tecnológica y de la transformación digital de empresas e instituciones.
 

Los directores y decanos de las escuelas de Ingeniería Informática de Castilla y León (CODDII-CyL) representando a las universidades de Burgos, Católica de Ávila, León, Miguel de Cervantes, Pontificia de Salamanca, Salamanca (escuelas de Salamanca y Zamora) y Valladolid (escuelas de Valladolid y Segovia), junto con el Presidente de la Federación de Asociaciones de Empresas de Tecnologías de la Información, Comunicaciones y Electrónica de Castilla y León (AETICAL) y el Presidente del Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León (CPIICYL), reunidos en Valladolid el dos de junio de 2017 realizan las siguientes consideraciones en relación con la formación de ingeniería informática, el mundo empresarial tecnológico y los profesionales de la informática:

  • La situación actual en la que la profesión de ingeniero en informática no está regulada sitúa al colectivo de profesionales de ingeniería informática en un segundo plano y en situación de desventaja en su desarrollo profesional. Creemos que esta situación es suicida en un contexto económico caracterizado por la creciente importancia económica del sector tecnológico en nuestra región. La inacción política en este sentido lastra la calidad de los servicios informáticos y, por ello, retarda y reduce los beneficios económicos que para la sociedad tiene un creciente grado de digitalización de empresas e instituciones.

  • En la situación actual de vulnerabilidad de nuestros servicios críticos (sanidad, transporte, energía) no se justifica de forma alguna que no se exija la firma de un ingeniero en informática ni siquiera en proyectos puramente informáticos vinculados a procesos críticos para la seguridad de servicios y de personas. Es de destacar, por ejemplo, que cuando la administración pública saca a concurso un puesto de informática cualquier titulado pueda acceder a dicho puesto.

  • Creemos necesario y urgente que, al menos para los servicios críticos, todo proyecto informático requiera la firma de un profesional con titulación de ingeniero en informática. La formación de estos profesionales ha sido específicamente diseñada para generar profesionales con una comprensión exhaustiva de todos los sistemas software y hardware involucrados en un proyecto informático y, por ello, son los únicos que pueden garantizar que estos sistemas cumplan con los estándares de calidad y de seguridad imprescindibles para generar servicios confiables en el entorno actual caracterizado por la complejidad tecnológica y la vulnerabilidad.

  • El mercado de trabajo en la actualidad reconoce a los ingenieros en informática como imprescindibles para el desarrollo de proyectos tecnológicos. Este reconocimiento queda probado por la elevada demanda de nuestros titulados, con una tasa efectiva de paro prácticamente nula y que en muchos casos se integran en el mercado laboral aún antes de finalizar sus estudios. Añadir también en este punto que según el informe anual sobre el estado del mercado laboral en España elaborado por InfoJobs y ESADE, los puestos de trabajo del sector de informática son los mejor posicionados a nivel de salarios en España.